miércoles, 13 de agosto de 2014

Catedral de sal de Zipaquira

La Catedral de Sal se convierte por estos días en uno de los destinos turísticos más visitados ahora que se acerca la semana santa. Esta es una pieza arquitectónica labrada por manos mineras y convertida en un templo de belleza. 

Esta mina de sal se encuentra en el municipio de Zipaquirá, a 48 kilómetros de Bogotá. Está incrustada en el Cerro del Zipa, jefe máximo indígena, a 2.652 metros de altura y con una temperatura promedio de 14ºC. 
En su entrada está ubicada una plazoleta de banderas con la escultura de la Virgen de Guasá, santa patrona de los mineros y por eso tiene a sus pies un minero. 
Son más de 13 millones de personas de todo el mundo los que han visitado esta maravilla subterranea. Mensualmente asisten más de 10 mil turistas extranjeros y unos 40 mil colombianos. 
En 1995 se inauguró la nueva sede, dada la inestabilidad de la primera mina. La edificación está a 180 metros bajo tierra y para construirla extrajeron 250.000 toneladas de roca sal. Esta mina es la mayor reserva de roca sal en el mundo.
Al final hay acceso a tres naves: la del nacimiento y bautismo, la de la vida y la muerte y la de la resurrección, cada una con un altar. 
Las naves tienen esculturas talladas, entre las que se destaca La Piedad, cuyo rostro tiene rasgos indígenas, en honor a los Muiscas que primero aprovecharon el fruto de la sal. 
También están el Ángel Guardian tallado en 1950 por el escultor italiano Ludovico Consorte y la enorme cruz del Nártex. 
Otra de las grandes atracciones es el espejo de agua, anteriormente una salmuera, cuyos alrededores están iluminados para reflejarse en el agua estática y dar un efecto óptico de estar nadando en un vacío subterráneo. 
La mina cuenta con guías bilingües y políglotas, para los turistas extranjeros.
El recorrido de la Mina de Sal de Zipaquirá dura 60 minutos. Éste está dividido en varias rutas. 
En un recorrido guiado de 30 minutos, los turistas pueden vivir como un minero, con equipos de trabajo y seguridad. En otro camino, durante 20 minutos se conocen las antiguas estructuras para el procesamiento de la sal, conocido como el Museo de la Salmuera. 
En otro sector de la mina se proyecta el video “Guasa tesoro de un pueblo”, de 15 minutos 



Al acceder a la mina se siente el olor mineral y la oscuridad toma posesión de todo. Después, un juego de luces descubre la roca tallada y los túneles que albergan estaciones del viacrucis. 


Recorridos de duración y en tercera dimensión, que hace un viaje por las diferentes etapas geológicas para mostrar a los turistas las dinámicas de la minería de la sal. 
Además, cuenta con el muro de escalar más alto de Colombia, un auditorio y centro de convenciones, con capacidad desde 260 hasta 800 personas y en la catedral también tienen lugar matrimonios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario